Noticias

INTIA apuesta por una carne única y de calidad diferenciada: la carne de vaca Betizu

INTIA apuesta por una carne única y de calidad diferenciada: la carne de vaca Betizu

El próximo jueves 20 de diciembre a las 13:00 horas en el Gremio de Carniceros, se va a celebrar una nueva cata de carne de vaca Betizu que se enmarca dentro de un proyecto de I+D de tres años de duración que está llevando a cabo INTIA, financiado por el Departamento de Desarrollo Económico, y que tiene como objetivo encontrar un producto comercializable y competitivo de este tipo de carne.

El objetivo principal del proyecto es caracterizar el producto “Carne de Betizu”, con el fin de mejorar la rentabilidad de las explotaciones ganaderas de esta raza autóctona vacuna de Navarra que se encuentra en peligro de extinción, y contribuir a su mantenimiento dándole utilidad como producción cárnica de calidad diferenciada gracias a los pastos de los que se alimenta.

La cata que va a realizar INTIA pretende analizar el carácter diferenciado y la calidad de este tipo de carne. El panel, compuesto por 20 profesionales de diferentes ámbitos de todos los eslabones de la cadena alimentaria degustará muestras de cinco animales (3 categoría cebón y dos categoría buey) valorando diferentes parámetros como color, aroma, sabor, dureza y jugosidad, y siguiendo una ficha de cata preparada al efecto.

Un estudio para analizar su viabilidad y dimensionamiento

Enmarcado en este proyecto, INTIA ha realizado recientemente un estudio para analizar la viabilidad y dimensionamiento del mercado de la carne de vacuno de raza Betizu desde la perspectiva del consumidor, desde la perspectiva del profesional de la carnicería y desde la perspectiva del canal de la restauración. Los objetivos específicos han sido analizar la predisposición de prueba de la carne de vacuno de raza Betizu en los tres canales (consumidores, carnicerías, restauración); medir la predisposición de compra regular de la carne de vacuno de raza Betizu; abordar el impacto de la variable precio tanto desde el punto de vista del responsable de compra como desde el punto de vista del canal de venta; determinar fortalezas y frenos al consumo de carne de vacuno de raza Betizu; y delimitar el campo de mercado en el que se puede mover la carne de vacuno de raza Betizu.

El estudio, elaborado mediante entrevista telefónica a través de un cuestionario compuesto por preguntas abiertas y cerradas ha tomado en consideración los tres universos descritos contabilizándose un total de 600 entrevistas.

Los resultados arrojan que el 41,4% de los y las consumidoras conoce o ha oído hablar de la raza de vaca Betizu siendo en la Zona de Pamplona donde dicha notoriedad es más bajo. El 56,0% de las carnicerías ha oído hablar de la raza Betizu; y, en el caso de los restaurantes, asadores, sidrerías, el ratio es del 43,0%.

Los principales argumentos que proporcionan confianza y enganchan a los consumidores con este producto, son, por este orden: el hecho de probar una carne nueva; la relación con el territorio, es de aquí; el valor de la sostenibilidad, medioambientalmente sostenible; y el valor de lo saludable (18,1%). Y, sin embargo, la principal barrera que muestra más de la mitad de los consumidores es la costumbre. Precisamente aquí, el papel de las carnicerías con su prescripción es relevante para mitigar esta barrera.

Unos 600 ejemplares de Betizu

Considerada como la 'última vaca salvaje de Europa', la Betizu, una raza bovina autóctona y catalogada en peligro de extinción en Navarra desde 2003, es una de las razas europeas bovinas más singulares tanto por su genética como por su condición de población asilvestrada.

Esta raza, destinada principalmente a la producción de carne, se cría en régimen extensivo y es capaz de aprovechar pastos muy duros de las zonas prepirenaicas, lo que contribuye al mantenimiento de los montes. Pero además, por tratarse de una raza que se comporta muy bien en pastos en los que otras razas no podrían siquiera sobrevivir y al tener un sistema de producción específico, se considera que puede presentar un gran potencial como raza productora de carne de calidad diferenciada.

Según el registro de la Asociación de Criadores de vacuno de raza Betizu de Navarra (ASBENA) en la que participa y colabora INTIA, Navarra cuenta con 17 explotaciones de Betizu y 623 animales.

El Gobierno de Navarra impulsó hace 15 años el mantenimiento de una población de Betizus en una finca de su propiedad, la finca de Sastoia ubicada en Urraúl Alto, y este rebaño fue posteriormente cedido a INTIA que tiene la responsabilidad de mantener un rebaño de conservación de vacuno de esta raza. La finca, inscrita en producción ecológica, es un terreno de 83 ha en el que se realiza un manejo extensivo de este ganado bovino que, por su carácter y tamaño, así como por la propia estructura de la finca, presenta dificultades de recogida y manejo.

En 2016, INTIA dio inicio a este proyecto de I+D de tres años de duración, financiado por el Departamento de Desarrollo Económico, con el objetivo de encontrar un producto comercializable competitivo: la carne de macho castrado de raza Betizu sacrificado con una edad inferior a 48 meses y que comercialmente se denomina cebón. Para ello, desde 2016 en la finca que gestiona en Oskotz INTIA está cebando machos castrados en base a pastos y con un acabado con concentrado de tres meses de duración previo sacrificio. Hasta la fecha se han sacrificado 18 animales de categoría cebón o buey, y siguen en cebo otros 23.

Latxa Ardia: un juego que acerca el mundo del pastoreo

El juego ha sido presentado esta mañana por el Director General de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Ignacio Gil, que ha estado acompañado por los presidentes de las Denominaciones de Origen Queso Roncal y Queso Idiazabal

Latxa Ardia: un juego que acerca el mundo del pastoreo

El Director General de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Ignacio Gil, ha presentado esta mañana un juego de mesa y cartas diseñado para educar, divulgar, fomentar y dar a conocer una parte muy importante de la cultura rural de Navarra: el oficio de pastor y los productos de calidad que elaboran, y de manera especial el queso. Bajo el nombre de Latxa – Ardia, el juego presenta cuatro tipos de queso distintos, las diferentes Denominaciones a las que están acogidos, las zonas de pastoreo y aperos de los pastores, y los diferentes tipos de oveja latxa junto a las otras razas de oveja con las que conviven como pueden ser la raza navarra, Aragonesa Bearnesa. En la presentación han estado también los dos presidentes de las Denominaciones de Origen navarras que se fundamentan en la raza latxa, Patxi Zalba, de la D.O. Roncal y José Mari Uztarroz, de la D.O. Idiazabal, además del gerente de INTIA, Juanma Intxaurrandieta, entidad que ha colaborado en el patrocinio y desarrollo del juego.

Latxa Ardia está compuesto por un tablero y cuatro figuritas de pastor o pastora. Cada una de estas figuritas debe partir desde su caserío (cuatro diferentes representativos de cada zona) hacia la montaña con el fin de recoger las ovejas (en la que también están representadas cuatro tipos de oveja latxa: Mutur-Beltxa, Mutu-Gorria, Manex y Karrantzana) hasta completar el rebaño y comenzar la elaboración de su queso (cuatro quesos: Roncal, Idiazabal, Ossau Iraty y Queso Azul). En el camino de subida y bajada a la montaña y durante el proceso de elaboración del queso, cada jugador se encontrará con diferentes elementos y situaciones que le ayudarán o le entorpecerán en su cometido. Para avanzar más rápido y hacer frente a las dificultades, tendrá un juego de cartas que reflejarán diferentes situaciones de la vida del pastor. También le servirán para obstruir el paso del resto de jugadores. Gana el juego quien antes finalice su queso.

El juego está dirigido a todos los públicos, tanto urbano como rural, y de todas las edades. Está realizado en dos idiomas (castellano y euskera) y se ha concebido para dar a conocer la gran riqueza cultural del medio rural de una forma amena y divertida.

Para Gema Arrugaeta, promotora de la iniciativa, “en nuestra sociedad, el medio urbano y el medio rural y natural conviven separados por unas líneas difusas. Esta realidad, entre otros motivos, está dando lugar a una continua pérdida de conocimiento en detrimento del medio natural y rural” e iniciativas como esta, que buscan divulgar esa realidad, ayudan a transmitir la cultura de una forma amena y divertida. Sin duda, es una forma además muy indicada para las fechas que se avecinan en las que los juegos y los juguetes serán los grandes protagonistas. Y regalar cultura es regalar algo que nunca se destruye ni desaparece.

Esta Navidad, que no falte en tu mesa Cordero de Navarra

Con este mensaje INTIA – Reyno Gourmet ha puesto en marcha una campaña de comunicación que tiene como objetivo animar a los consumidores a apostar por un producto local, de cercanía, sostenible y saludable, que admite diversas y sabrosas preparaciones.

Esta Navidad, que no falte en tu mesa Cordero de Navarra

Las ovejas y corderos fueron domesticados mucho antes que otros animales, quizá por eso, casi todas las culturas han considerado la carne de cordero como una de las más apreciadas y valoradas. Está muy presente en la gastronomía tradicional de la mayoría de los países e íntimamente ligada a las tres grandes religiones del mundo: cristianismo, judaísmo e islamismo. Para todas ellas, comer cordero en Pascua es una tradición que posee un significado que va más allá de lo puramente alimentario. Y por supuesto, también en Navarra la cría y el consumo de este ganado tiene una gran tradición.

Sin embargo, durante los últimos años ha descendido el consumo de carne de cordero entre otras cosas, según la Intersectorial del sector Interovic, porque la industria se había alejado de las nuevas tendencias del consumidor que han cambiado de forma radical en los últimos cinco años aumentado la compra de productos rápidos y fáciles de preparar.

También la carne de cordero acogida a la Indicación Geográfica Protegida Cordero de Navarra se ha visto afectada por esta tendencia descendente y por eso, desde INTIA - Reyno Gourmet, se ha decidido poner en marcha una campaña de comunicación que anime a los consumidores a apostar por un producto local, saludable y sostenible, de cara a la próximas fiestas de Navidad.

Así, desde esta semana y hasta después de Reyes, las marquesinas de Pamplona, Estella y Tudela y diez de los autobuses urbanos de Pamplona, van a lucir imágenes de diferentes preparaciones de Cordero de Navarra acompañadas del mensaje: “Esta Navidad que no falte Cordero de Navarra en tu mesa” “Eguberriotan ezinbestean Nafarroako Arkumea zure mahaian”. Además, se harán inserciones publicitarias en diversas publicaciones locales y entrevistas diferentes programas de radio tanto de Navarra como del País Vasco o La Rioja.

© 2019 Reyno Gourmet.